Picos de Europa

El Parque Nacional de Picos de Europa engloba una amplia superficie en torno a un gran núcleo rocoso central. Escarpados picos de roca caliza se combinan con profundos valles, bosques y ríos, conformando una gran riqueza natural en este espacio protegido. La diferencia de altitud entre sus cotas más altas (Torrecerredo 2648m) y las cuencas bajas de los ríos a escasos 100m sobre el nivel del mar, favorecen la existencia de diferentes ecosistemas poblados por gran variedad de especies animales y vegetales.

Picos de Europa

Nombres y lugares emblemáticos como Covadonga, Lagos de Enol y Ercina, Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes, Peña Santa, Fuente Dé, Ruta del Cares,… salpican este territorio que sorprende por su belleza natural y paisajística.

Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Picos de Europa
Licencia Creative Commons 2.5 Genérica (CC BY-SA 2.5)
Fotos obtenidas en Wikipedia

Figura de protección: Parque Nacional
Provincias: Asturias, Cantabria y León
Superficie: 64.660 ha
Fecha creación P.N. Montaña de Covadonga: 22 de julio de 1918
Fecha creación P.N. Picos de Europa: 30 de mayo de 1995
Cota más alta: Torrecerredo, 2648m
Cota más baja: Río Deva, 75m
Reconocimientos:

Parque nacional Picos de Europa
Reserva de la Biosfera
Red Natura 2000
ZEPA

Cultura

Ganadería

Terreno de difícil acceso, estas montañas han servido históricamente como refugio de invasiones de otras culturas, como los romanos o musulmanes. Así, se han mantenido a lo largo de los siglos tradiciones y modos de vida característicos, muy influenciados por el aislamiento geográfico. La ganadería de montaña ha sido durante siglos la base de subsistencia económica por excelencia en la región. El hombre se adaptó su trabajo a los ciclos naturales y moldeó el paisaje para aprovechar al máximo el pasto en este terreno tan escarpado. Así encontramos multitud de pequeñas aldeas, cuadras, cabañas y majadas a lo largo y ancho de toda la extensión del parque. Montañas y pobladores van de la mano y confieren personalidad propia al Parque Nacional de los Picos de Europa.

Fauna

Rebeco

Las especies animales son variadas y abundantes, los diferentes ecosistemas de la región favorecen esta condición, combinando praderas, cumbres rocosas, pastos abiertos, bosques, cuevas, lagos y cañones. En las zonas más altas domina el rebeco cantábrico. En los bosques conviven los ciervos, corzos, jabalíes, zorros, gatos monteses, jinetas y urogallos, en peligro de extinción. El oso y el lobo tienen una presencia menor aunque actualmente se está recuperando su población. La variedad de aves es especialmente rica: chovas piquirrojas y piquigualdas, cuervos, cornejas, roqueros, acentores, bisbitas, collalbas, águilas reales, buitres leonados, alimoches, águilas culebreras y perdiceras, e infinidad de especies menores sobrevuelan el espacio aéreo del parque. En los ríos hay nutrias, salmones y truchas.

Flora

Bosque

La vegetación en el parque es compleja y variada debido a los 2500 metros de desnivel entre sus cotas más altas y bajas. Por encima de los 2000m no hay arbolado, tan sólo matorrales y hierbas resistentes a las bajas temperaturas invernales. Entre los 2000 y 1500m crece vegetación subalpina como enebros rastreros en las praderías. Por debajo de los 1500m comienzan ya a aparecer especies arbóreas como abedules, robles, castaños o hayas. Profundizando en los valles encontramos multitud de especies que proliferan abundantemente debido a la humedad y riqueza del suelo: avellanos, cerezales, fresnos, helechos,…